Home » Noticias

Noticias

DIARIO DEL ASEDIO A DUMA 2013

DIARIO DEL ASEDIO A DUMA 2013 - ed. oriente y mediterráneo

PRESENTACIÓN EN CASA ÁRABE DE MADRID

 

El 2 de febrero se presentó el Diario del asedio a Duma 2013 en un emotivo acto en homenaje a los cuatro desaparecidos en Duma, Samira Khalil, Razan Zaituneh, Wael Hammada y Nazen Hammadi. El acto contó con la participación de Karim Hauser, en nombre de Casa Árabe, Naomí Ramírez Díaz, traductora del libro, Santiago Alba Rico, filósofo y ensayista, y Yassin Swehat, periodista hispano-sirio. También se pudo ver un video grabado expresamente para este acto por el intelectual y activista sirio Yassin el Haj Saleh, compañero de la autora del libro, quien se ha ocupado de la edición y escrito el prólogo y algunos artículos que sitúan en contexto las notas escritas durante el asedio a Duma por Samira Khalil.

 

 

ARTÍCULOS Y CRÍTICAS

 

Relato del descenso a los infiernos de Siria

 

El ‘Diario del asedio a Duma’, de la activista Samira Khalil, retrata con enorme lucidez y minuciosidad el día a día de la vida cotidiana bajo la guerra

 

Ignacio Álvarez-Ossorio

 

El conflicto sirio ha entrado ya en su séptimo año de vida, pero las referencias bibliográficas en castellano sobre lo ocurrido en todo este tiempo siguen brillando por su ausencia. Si exceptuamos las obras dedicadas al autodenominado Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés) en su mayoría traducidas de otros idiomas --con la honrosa excepción de Estado Islámico. Geopolítica del caos (Los Libros de la Catarata, 2015), elaborado por Javier Martín--, apenas podemos rescatar media docena de libros que tratan de desentrañar los entresijos del conflicto. En este desierto editorial brillan con luz propia unas pocas excepciones como Cuando la revolución termine (Turpial, 2016), la vibrante obra prima de la autora galaico-siria Leila Nachawati; Siria, el país de las almas rotas: de la revolución al califato del ISIS (Debate, 2016) de Javier Espinosa y Mónica García Prieto, dos excelentes conocedores de la realidad siria; o Siria. La primavera marchita (Libros.com, 2015), elaborado por varios periodistas que han cubierto la guerra en alguna de sus fases. En esta lista también debería incluirse mi libro Siria. Revolución, sectarismo y yihad  (Los Libros de la Catarata, 2016), una aproximación más académica sobre la cual no me extenderé por razones obvias. Un balance, en todo caso, magro, si tenemos en cuenta que el conflicto arrancó en 2011 y que ha provocado la mayor catástrofe humanitaria en Oriente Medio desde la Segunda Guerra Mundial.

 

Por esta razón debemos felicitarnos de la reciente publicación por parte de Ediciones del Oriente y el Mediterráneo del Diario del asedio a Duma escrito por Samira Khalil y traducido por la arabista Naomi Ramírez. Junto con La frontera. Memoria de mi destrozada Siria (Editorial Stella Maris, 2015), de Samar Yazbek, es uno de los libros escritos por activistas sirias que retratan, con enorme lucidez y minuciosidad, el día a día de la vida cotidiana bajo la guerra. Pese a que no está concebido como un libro, ya que se limita a recoger las anotaciones y reflexiones de Khalil durante el asedio de Duma, el libro nos ofrece un relato desgarrador del descenso a los infiernos de su país, de la brutalidad del régimen, de la irrupción de las bandas islamistas y del cinismo de la comunidad internacional ante el descenso a los infiernos de Siria. Un relato que, en determinadas ocasiones, se hace asfixiante por su crudeza.

 

Samira Khalil, una militante del Partido Comunista del Trabajo que pasó cuatro años en las cárceles del régimen, habla de su vida en la ciudad asediada de Duma y del trabajo que desarrolla con varias organizaciones locales de mujeres. Pero sobre todo habla de las consecuencias del asedio sobre la población civil: las dificultades para llegar a fin de mes, la falta de medicinas y personal médico y la hambruna de una población olvidada, víctima de sistemáticos bombardeos con misiles balísticos y barriles bombas que pretenden doblegar la resistencia de los grupos rebeldes. Como ella misma nos recuerda: “Es una guerra, una guerra de verdad, no un juego de disfraces importados. Es una guerra superior a las demás en inmoralidad con la que el mundo la mira. No es un juego. Son personas de carne y hueso que mueren a diario: de enfermedad, hambre, represión brutal”.

 

El empleo del hambre como arma de guerra ha sido una constante durante todo el conflicto siguiendo la estrategia del “arrodillaos o morid de hambre”, como ella misma lo denomina. Samira nos acerca a la vida cotidiana de Duma: “Bajo asedio no hay nada: ni medicinas, ni agua, ni electricidad. Nada. No, he olvidado la muerte, que es lo único que hay en abundancia. No hay casa en la que no haya un mártir; no hay casa en la que no haya un detenido; no hay casa en la que no haya alguien que ha perdido una parte de su cuerpo o que tenga heridas de balas o restos de metralla”.

Incluso en varias ocasiones, la autora compara la cárcel con el asedio y concluye que “la cárcel parecía un exilio con cierto lujo: la comida llegaba a diario, aunque fuera escasa… La muerte aquí nos toca a todos. El proyectil no escoge a las personas”.

No sólo se limita a acusar al mundo occidental de pasividad ante la tragedia siria, sino que además denuncia su complicidad: “Es una guerra cuya inmoralidad es insuperable, mientras el mundo mira los restos de las personas: carnes y sangre que saltan por los aires a través de las pantallas… Mueren a causa de los proyectiles que atraviesan sus casas… Mueren mientras preparan la comida de sus hijos y piensan qué harán para cenar”. A pesar de todo, “el mundo ve y oye lo que sucede, pero mantiene su apoyo tácito al criminal”. La autora se pregunta cómo reaccionaríamos si nuestros gobernantes “se atrevieran a emplear sus aviones, armas químicas o su artillería” contra la población por echarse a las calles para reclamar libertades y reformas.

Ni tan siquiera el empleo de armas químicas contra la zona de Guta en el verano de 2013 sacudió a una comunidad internacional pasiva ante las reiteradas masacres que han segado la vida de medio millón de personas. El asesinato a sangre fría de 1.466 civiles la noche del 21 de agosto es descrito de manera desgarradora: “Se durmieron sin saber que era su última noche… Se marcharon sin ruido, en un sueño eterno. Se marcharon y dejaron al mundo una vergüenza infinita”. A pesar de que el empleo de armas de destrucción masiva contra la población civil había sido considerado por el presidente norteamericano Barack Obama como una línea roja, Samira denuncia que “se llevaron las armas químicas y dejaron el resto de herramientas de la muerte”.

La suerte de Samira Khalil es una incógnita, ya que fue secuestrada junto a otros tres activistas por milicianos armados y desde entonces no se han vuelto a tener noticias suyas. Todas las pruebas indican que el Ejército del Islam, un grupo salafista financiado por Arabia Saudí y participante en las negociaciones de Ginebra, estaría detrás de su desaparición. El caso de Khalil no es excepcional, ya que otros muchos activistas prodemocráticos han quedado aislados entre dos fuegos: el del régimen y el de las facciones islamistas. Como nos recuerda su compañero sentimental, Yassin al-Haj Saleh, “lo que convierte Siria en una tragedia mundial es que los sirios no se enfrentan a un único enemigo. Además de la mafia del autoritarismo assadiano, que se comporta como dueña del país desde que el déspota Hafez dejase como heredero a su hijo Bashar, los sirios se enfrentan a otro enemigo, que son las organizaciones nihilistas islamistas que han nacido de la falta de horizontes de desarrollo que han padecido nuestras sociedades en las últimas tres o cuatro décadas. Una situación reforzada por el papel jugado por el tercer enemigo, el extremadamente radical sistema de dominio estadounidense en la zona y apoyo clave de Israel: Las tres fuerzas del salvajismo están intrínsecamente ligadas, y no se entiende ninguna de ellas al margen de las otras”.

El libro se completa con una vibrante presentación del filósofo Santiago Alba Rico y con varios artículos de al-Haj Saleh, que pasó 16 años de su vida en las cárceles de los Asad castigado por su militancia comunista. Alba, con su habitual clarividencia, arremete en su presentación contra la izquierda negacionista europea que se empeña en “negar que en Siria hubiera una revolución democrática, negar que hubiera una izquierda luchando contra el régimen, negar los crímenes de al-Asad y de Rusia, negar la complicidad de EEUU, negar –en definitiva- la verdad y con ella a sus víctimas y a sus héroes”.

Un libro, en definitiva, indispensable que nos presenta un relato en primera persona del conflicto sirio y que sirve para combatir la guerra de la desinformación que le acompaña.

----------------------
Ignacio Álvarez-Ossorio es profesor de Estudios Árabes e Islámicos en la Universidad de Alicante y autor del libro Siria. Revolución, sectarismo y yihad (Libros de la Catarata, 2016).

Artículo completo en ctxt: http://ctxt.es/es/20170329/Firmas/11737/Diario-del-asedio-a-DumaSamira-Khalil-Siria.htm#.WN0YucfyCXA.facebook

 

 

UNA GESTA Y MIL FRACASOS

 

Ignacio Gutiérrez de Terán *

 

Gutierrez-TeranEn 1991, una mujer siria de treinta años llamada Samira Khalil recupera la libertad. Había pasado cuatro años de cautiverio en las cárceles del régimen de Háfez al-Asad, acusada de pertenecer a un partido clandestino, en concreto una facción comunista enfrentada al PC oficialista y aliado del Baath (formación socialista panárabe) hegemónico. Poco podía imaginar entonces que veinte años después millones de sirios saldrían a la calle a demandar la justicia y la libertad que ella tanto ansiaba; mucho menos que en 2013 acabaría recalando en la zona donde se hallaba la cárcel de mujeres de Duma, su antiguo lugar de confinamiento, y que padecería junto con decenas de miles de compatriotas un asedio feroz, para, a la postre, caer secuestrada en diciembre de ese mismo año por, todos los indicios apuntan a ello, un grupo islamista. Desde entonces, nada se sabe de ella, ni de sus tres compañeros: la conocida defensora de los Derechos Humanos Razan Zaituneh, el marido de ésta, Wael Hammada, y el abogado, activista como todos ellos, Nazem Hamadi.

 

 

 

El libro traducido por Naomí Ramírez Díaz y publicado por Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, en su esforzada y admirable labor por publicar textos que muy pocos parecen dispuestos a asumir, en un país donde cada vez se lee menos y se entiende menos aún, refleja con trazo doloroso la tragedia en que ha devenido Siria como nación, sociedad y estado. La historia del “manuscrito” y su disposición aportan ya de por sí un rasgo de tragedia: ni el título ni el orden de las jornadas ni siquiera la introducción son de Samira Khalil, porque ella ni siquiera había pensado en hacer este libro. Lo que se presenta ante nuestros ojos no es un recuento organizado y premeditado de las penurias del inclemente asedio decretado por las fuerzas gubernamentales a la región “rebelde” de al-Ghuta, donde se encuentra Duma. En verdad, nunca tuvo la oportunidad de elegir el momento adecuado para su publicación ni preparar una dedicatoria. Ni discutir con sus amigos, o la editorial, el título más indicado.

 

Tampoco pudo hacerlo con su marido Yassin al-Haj Saleh, otro activista, escritor en este caso, a quien alguien hizo llegar desde al-Ghuta unos folios con notas personales de Samira a los que añadió entradas que esta había alcanzado a publicar en Facebook. Su labor de edición, junto con una presentación y varios artículos suyos y del novelista palestino-libanés Elías Khoury, uno de los pocos izquierdistas árabes que ha expresado un hálito de humanidad y coherencia política hacia el padecimiento sirio, completan este diario que nunca debería haber sido un libro. Todo ello se acompaña con una incisiva y contundente presentación, como no podía ser de otra manera, de Santiago Alba Rico.

 

Si, por ventura, leen las palabras de Samira Khalil, a pesar de su concisión, podrán vislumbrar lo que está pasando en Siria, no sólo desde 2011 sino desde la década de los sesenta del siglo pasado. Un sistema policial, represivo y feroz, que mantiene en vilo a sus súbditos, en especial a los que se atreven a tener ideas políticas propias, y que nunca te deja saber si volverás a casa después de una jornada de trabajo o si podrás algún día firmar tus libros.

 

Las reflexiones de Khalil, concisas, directas y sin circunloquios, son cuchilladas. Aldabonazos de un j´accuse contra casi todo: el poder clánico de los Asad, cuyo sadismo implica decretar la muerte de sed, inanición y barriles de pólvora a parte de sus súbditos; contra todos los países, del entorno y más allá, y las organizaciones de derechos humanos, que no han hecho nada para siquiera llamar a la barbarie por su nombre; contra los partidos, de derecha, centro e izquierda, sobre todo los de esta última, cuyo silencio o comprensión con el plan de tierra quemada del régimen y su aliado ruso ha sido especialmente lacerante; contra parte de los propios sirios, que han utilizado la revolución para obtener beneficios personales; contra los representantes de la oposición en el exterior, ineficaces y venales; contra, contra, contra… ¿Qué cabría decir de la desidia de todos y todas ante el acto de degradación de la condición humana que se ha perpetrado en Siria?

 

libro-siria

Portada del libro de Samira Khalil. / orienteymediterraneo.com

 

Lo que viene pasando en Siria desde hace seis años representa un fracaso para todos. La imagen de un caballo desbocado, con los ojos vendados, que se dirige a un precipicio ante la mirada displicente de un público entumecido; el recurso de una película de suspense en la que todo el mundo sabe que la bomba está debajo de la silla donde se sienta el protagonista, ignorante del destino que lo apremia. Este diario, que nunca debería haber visto la luz, traslada el dolor y la desolación más allá de la piel de los sirios, pero, nos tememos, seguirá cayendo en saco roto. Su publicación en español vino a coincidir con la toma de Alepo por parte de las tropas gubernamentales y sus milicias aliadas, tras años de asedio y destrucción programados. Una ciudad desolada, como otras tantas en Siria, un castigo cruel infligido a civiles condenados al hambre, al frío y al asco. No ha pasado gran cosa.

 

En el momento en que se escriben estas líneas “resuenan los ecos” –qué expresión tan petulante- del informe de Amnistía Internacional sobre la cárcel militar de Sednaya y los 13 mil ahorcamientos de opositores allí hacinados. No se han visto muestras de repulsa internacional dignas de consideración. Tampoco se dijo mucho más cuando se hicieron públicos informes bien documentados, asimismo demoledores, sobre las atrocidades cometidas en esa misma prisión y en otras muchas, como la de Adra, Mezze y la ominosa Palmira, antes y durante la revolución.

 

La literatura carcelaria siria, por desgracia, es abundante y variada, como puede verse en las novelas-diario de intelectuales izquierdistas de la talla de Mustafá Jalifa, Farach Bayraqdar, Aram Karabit o el propio al-Haj Saleh, o de islamistas, como Abd Allah al-Nayi o Jáled Faysal. Muchos de ellos personas que “pasaban por allí”, como la presa Heba Debbagh; sin embargo, resulta muy escasa si se tiene en cuenta que son cientos de miles los sirios que han penado en las mazmorras de los Asad. Pero eso ya tampoco cuenta mucho, porque las prioridades de la guerra de destrucción llevada a cabo por aquellos ha impuesto una nueva práctica y su consiguiente literatura: el asedio a poblaciones enteras. Cómo será que Khalil misma afirma en varios pasajes que la cárcel era mucho menos mala –una “broma” incluso- que padecer la reclusión de un cerco, con sus bombas, armas químicas, cortes de suministros y francotiradores inclementes.

 

Ahora bien: por encima de todos estos fracasos se eleva la inmensa gesta de gente como Khalil y una multitud de personajes anónimos, que hacen lo más difícil: resistir. Khalil no se queja de lo que le ocurre a ella en estas páginas: es consciente de que, al fin y al cabo, como le escribiera una vez su padre cuando estaba en la cárcel, “las personas son las posturas que adoptan. Vosotras elegisteis: estad a la altura de vuestra elección”. Peor estaban las familias atrapadas en el laberinto de controles y tierra yerma, las madres impotentes ante la enfermedad y la agonía de sus hijos, los ancianos condenados a morir de hambre…

 

Ella sabía ya en 2013, al igual que otros muchos dentro y fuera de Siria, que la revolución, para triunfar, necesitaba “apoyo humano, ético, económico y político”, pero que carecía de todo eso. Reprimida por un régimen clánico y despótico, violentada por grupos políticos y armados oscurantistas, como el que la secuestró, manipulada por los grandes intereses regionales e internacionales, puestos de acuerdo para dejar el conflicto sirio en flotación perenne, es una gesta, fabulosa, que personas como Samira Khalil y con ella miles, cientos de miles, sigan resistiendo y albergando la ilusión de un cambio radical. Al final, su tesón particular vencerá a nuestra universal indiferencia.

 

(*) Ignacio Gutiérrez de Terán es profesor de Estudios Árabes e Islámicos en la Universidad Autónoma de Madrid.

Artículo completo en cuarto poder: https://www.cuartopoder.es/tribuna/2017/02/25/una-gesta-mil-fracasos/9864

 

Samira de Siria

El testimonio de una luchadora mujer siria, víctima de la represión…

Por Iñaki Urdanibia

«Ahora es el momento del dolor, pero no el de la desesperación. Es el inicio de un tiempo después de la desesperación, que debemos construir con paciencia e insistencia en el sueño de la libertad»

                                                     Elías Khoury



Decía el otro que donde hay opresión hay resistencia; podría volverse, también, la frase diciendo que donde hay resistencia hay opresión. Pues bien, el libro que acaba de editar Ediciones de Oriente y del Mediterráneo: Diario del asedio a Duma 2013 de Samira Khalil da buena cuenta de ello. El conmovedor testimonio de esta última es el centro del libro, que va acompañado de un par de interesantes textos: uno, del marido de la mujer, Yassin Al-Haj Saleh —que también ha probado con abundancia los zarpazos de la represión (tortura, cárcel y exilio)—, que presenta a su mujer y prologa los escritos de ella, y la presentación de Santiago Alba Rico; empecemos por lo último.
Santiago Alba, innegable conocedor de la política de la zona, en su Presentación, contextualiza el texto y nos sitúa en medio del enfrentamiento que opone a fuerzas que, al fin y a la postre, son como las dos cabezas de Jano, son dos pero conforman una ya que una necesita a la otra y la otra a la una. El régimen de Bashar al-Ásad —digno heredero de Hafez al-Ásad— sostenido por Rusia e Irán, por un lado, por otra un conglomerado de fuerzas que hace coincidir, nolis velis, a los aliados europeos y yankis con el ISIS, que también se enfrenta al régimen establecido sirviéndole como pretexto para cometer, seguir cometiendo, sus infames tropelías; todos juntos y en unión con el fin de evitar cualquier cambio sustancial de la situación, y prestando apoyos guiados por meros intereses geopolíticos, posición que —según Alba— ha contagiado a la izquierda latinoamericana y a algunos sectores de la izquierda árabe que apoyan al sistema que desde hace ya cincuenta años practica el politicidio. Alba subraya —y nadie por mínimamente enterado que esté de la situación siria y de todas las primaveras que en la zona han sido podrá negarlo— que el objetivo común de la mayoría de las fuerzas enfrentadas es frenar cualquier cambio real, cualquier revolcón revolucionario, adoptando para ello diferentes fachadas: “democráticas” o abiertamente fascistas… es el caso.
Yassin Al-Haj Saleh en su «Samira de Siria», relata sus andanzas opositoras al régimen como militante comunista, desde su juventud (con la sombra alargada de los poetas Federico García Lorca y Pablo Neruda), las consecuencias de tal compromiso: largos años de encierro, dieciséis, para acabar exiliado, ilegalmente, en Turquía. Junto al retrato de su experiencia y la de sus camaradas, centra su relato en pintar cómo y cuándo se estableció la relación entre ambos y cómo se casaron, estableciendo su hogar en Damasco; cuando ya, contando a la sazón con cincuenta años, tras diez años de unión, planeaban adquirir una casa propia, llegó la revolución en 2013, lo cual puso todos los planes, y lo demás, patas arriba; pasa posteriormente a detenerse en la recreación de la figura de su esposa como ejemplo de valentía y tenacidad, de duras pruebas —cuatro años de prisión— hasta su secuestro junto a otros compañeros comunistas (Razan, Wazel y Nazem) por algún grupo de fanáticos salafistas… desde entonces su paradero es desconocido. Se detiene Yassin Al-Haj Saleh en describir los enemigos que tiene el pueblo sirio: la mafia asadiana, que fue transmitida hereditariamente de padre a hijo (¡ curiosa república!), los grupos extremistas islamistas (Daesh, Al-Qaeda y el Ejército del Islam, este último fue el responsable del secuestro nombrado), sin obviar el poder estadounidense representado por la presencia del estado-gendarme de Israel. Y el hombre toma fuerzas para seguir alzando la bandera del recuerdo de Samira y sus compañeros, y reivindicando la cultura como forma de acción frente al triángulo enemigo: «se trata de un espacio para la humanización y la creación de significados en las que los asadianos y sus señores no pueden competir con nosotros, como no pueden los nihilistas islamistas, ni los estadounidenses y sus acólitos».
Como queda dicho, lo esencial del volumen son las notas del diario de Samira; flashes en los que se presentan además de los aspectos propiamente políticos y de lucha, asuntos relacionados con la vida diaria y sus objetos, costumbres alimentarias (pan hecho con sangre y sudor) y otras. El tiempo abarcado va de agosto de 2013 hasta diciembre del mismo año; en la primera fecha fue cuando se produjo la criminal masacre mediante la masiva utilización de armas químicas al que siguió el cerco de Al-Ghouta ; el final de las notas fue forzado por el secuestro sufrido; por medio queda la llegada del invierno, y la escasez de ropa, de agua, de medicinas y de vivienda, pues la población estaba totalmente destruida, pues las armas químicas fueron sustituidas por el lanzamiento de barriles incendiarios.
A través de las palabras de la mujer, que pretende contar lo vivido y visto sin atender a ningún tipo de abalorio estilístico a pesar de lo cual el lirismo de su prosa brilla con luminosos destellos, aprehendemos el estado de ruinas, la matanza, las privaciones, el hambre, la enfermedad y la muerte; madres que ven los cadáveres tiroteados de sus hijos, hurgando en los escombros en busca de familiares y vecinos, contabilidad de muertos, búsqueda de modos de subsistir evitando las bombas y buscando comida o medicinas, y la imposibilidad de escapar de la sucursal del infierno ya que las puertas se cierran, y los muros y mares se convierten en dispositivos de rechazo y muerte hacia quienes pretender ponerse a salvo. Samira siente la falta de sus amigos, de su marido, de su casa y comparte su ausencia con los demás pobladores de la ratonera en la que se hallan pillados por las bombas y por los ataques incesantes… y el cuchillo de Bashar Al-Asad clavándose cruelmente en el costado de la población, castigada ya que —según las palabras del presidente— no son pueblo sino infiltrados a los que hay que eliminar a toda costa. Frente a ello la indiferencia y el silencio del mundo al que se ha congelado el corazón y ha olvidado las revoluciones habidas en sus países y no escucha los gritos de dolor y muerte que inundan los humeantes cielos: La omnipresente presencia de la muerte que iguala, o empeora tal vez, las condiciones vividas en la cárcel y en el asedio, convirtiendo a este último en una situación más peligrosa e insegura si cabe, y los recuerdos de los momentos pretéritos vividos, y aun en los más duros momentos el agradecimiento a las compañeras y la esperanza de que un día se celebrará la libertad de todo el país, y en que la revolución triunfará construyendo una vida nueva para los ciudadanos («la tierra no muere, ni tampoco el ser humano . La vida sigue a pesar de tanta, tantísima muerte… Proyectiles, balas y aviones»). Como es obvio, no faltan los certeros dardos dirigidos a los responsables del desastre en que vive el país.

  Artículo completo en caosenlared

 

Presentación en Casa Árabe

DIVÁN DE POETISAS ÁRABES CONTEMPORÁNEAS

DIVÁN DE POETISAS ÁRABES CONTEMPORÁNEAS - ed. oriente y mediterráneo
Diván de poetisas árabes contemporáneas
16 de noviembre de 2016 - 19:00 horas
MADRID
Auditorio de Casa Árabe (c/ Alcalá, 62). 19:00 horas Entrada libre
 

 

Este libro, Diván de poetisas árabes contemporáneas, pretende poner de manifiesto la importancia de una trayectoria poética que comenzó a mediados del siglo veinte, a través de diez poetas: Fadwa Tuqán, Názik Al-Malaika, Lamía Abbás Amara, Saniya Saleh, Suad Al-Sabah, Fawzía Abú Jáled, Ámal Yarrah, Huda Ali Iblán, Suzanne Alaywan y Widad Benmusa. La obra, publicada por Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, cuenta con un prólogo de Adonis, escrito especialmente para esta edición.
 
La presentación del libro y recital en árabe y español a cargo de Clara Janés, poeta y traductora, y Jaafar Al Aluni, autor de la edición y de la traducción del árabe.
 
Jaafar Al Aluni, traductor y autor de la edición presenta así la selección de autoras: 
“Siguiendo un orden cronológico, comienza la antología con las poetas que pusieron en marcha el movimiento poético femenino y que, al mismo tiempo, introdujeron cambios en la tradición poética a partir de los años cincuenta: Názik Al-Malaika y Fadwa Tuqán. Los años sesenta significaron la entrada de la modernidad poética a través de la revista Sh’ir y me decanté por Saniya Saleh y su contemporánea Ámal Yarrah. El tema de la libertad de la mujer y su papel en la sociedad árabe se expresó en los años setenta y ochenta a través de tres poetas: Lamía Abbás Amara, Suad Al-Sabah y Fawzía Abú Jáled. Y para terminar con los años noventa del pasado siglo, he querido reflejar el mapa poético de todo el mundo árabe, eligiendo de los países orientales, a la libanesa Suzanne Alaywan; de los occidentales, a la marroquí Widad Benmusa y de los países del Golfo, a la yemení Huda Iblán.”
 
Diván de poetisas árabes contemporáneas 
Ediciones del oriente y del mediterráneo (2016)
256 págs. 
ISBN: 978 84 943932 97
 
Jaafar Al aluni (Damasco 1989), licenciado en Filología Española por la Universidad de Damasco, máster en Traducción e Interpretación por la Universidad de Alcalá de Henares. Traductor y periodista. Es larga su labor como comisario de exposiciones culturales. Fue director de los foros de libro en el Ministerio de Cultura de Siria durante 2012-2016. Es traductor de varios libros de literatura española al árabe, entre ellas: La deshumanización del arte de J. Ortega y Gasset (2012), Literatura española del siglo XX (2013), Niebla, Miguel de Unamuno (2014), Don Quijote de la Mancha, versión infantil (2014), Rimas, Gustavo Adolfo Bécquer (2014), etc. 
 
Clara Janés (Barcelona, 1940). Es licenciada en Filosofía y Letras y Maitre és lettres, por la universidad de París IV Sorbona, en  Literatura comparada. Cultiva la poesía, la novela, la biografía y el ensayo y se distingue como traductora de distintas leguas. En 1997 recibió el Premio Nacional de Traducción por el conjunto de su obra. En el año 2000 recibió la Medalla del Mérito de Primera categoría de la República checa por sus traducciones y difusión de la literatura de dicho país. Se le han otorgado distintos galardones en el terreno de la lírica. Junto a ellos, en 2004 se le concede la Medalla del Mérito en las Bellas Artes en su categoría de oro, en 2007 el X Premio de las letras españolas Teresa de Ávila, en 2011 el Premio Francisco Pino de Poesía experimental. En 2015 es elegida miembro de la Real Academia Española de la lengua. 
 
Entre sus libros de poesía destacan Kampa (1986), Rosas de fuego (1996), La indetenible quietud (1998 con grabados de Chillida), Arcángel de sombra (1999), (1998), Los secretos del bosque (2002), Río hacia la nada (2010), Variables ocultas (2010), Orbes del sueño (2013), y ψ o el jardín de las delicias (2014). Entre sus ensayos La palabra y el secreto (1999),  María Zambrano. Desde la sombra llameante (2010), Guardar la casa y cerrar la boca. En torno a la mujer y la literatura (2015). Entre sus novelas, Los caballos del sueño (1989) y El hombre de Adén (1991). Es autora de la biografía La vida callada de Federico Mompou (1975), el volumen de conversaciones con Antonio Gamoneda, De la realidad y la poesía (2010), los libros de memorias Jardín y laberinto (1990) y La voz de Ofelia (2005) y numerosos poemas visuales y experimentales.
 
 

NADIE DUERME EN ALEJANDRÍA, de Ibrahim Abdel meguid

NADIE DUERME EN ALEJANDRÍA, de Ibrahim Abdel meguid - ed. oriente y mediterráneo

Auditorio de Casa Árabe (c/ Alcalá, 62). 19:00 horas Entrada libre hasta completar aforo

 
En español y árabe con traducción simultánea
 
Casa Árabe, la Escuela de Traductores de Toledo y Ediciones del Oriente y del Mediterráneo presentan el libro de Ibrahim Abdel Meguid
La novela Nadie duerme en Alejandría figura en la lista Muse de las 100 mejores novelas de todos los tiempos. Tuvo en Egipto un éxito fulgurante cuando fue publicada hace una década y obtuvo el premio del Salón del Libro de El Cairo en 1996. La obra ha sido ahora publicada en castellano de la mano de Ediciones del Oriente y del Mediterráneo en colaboración con la Escuela de Traductores de Toledo, con traducción de Pablo García. La presentación en Casa Árabe contará con la participación del novelista y poeta Bernardo Atxaga. 
 
En esta obra, Ibrahim Abdel Meguid describe con mirada penetrante la vida cotidiana en Alejandría durante los años de la Segunda Guerra Mundial, a partir de la difícil vida del matrimonio formado por Zahra y Magdeddín, que se ven obligados a abandonar su aldea y trasladarse a esa ciudad en el mismo momento en que, en Europa los nazis invaden Polonia. 
La obra es un reflejo de diversos episodios de la guerra en el norte de África hilvanados con las vidas entrelazadas de musulmanes y coptos, norteños y sureños, hombres y mujeres, enriqueciendo desde dentro la visión de la Alejandría de Cavafis, Forster o Durrell. 
 
La presentación contará con la participación de Ibrahim Abdel Meguid, autor de la obra; Bernardo Atxaga, escritor, Luis Miguel Pérez Cañada, director de la Escuela de Traductores de Toledo. El acto será presentado por Pedro Villena, director de Casa Árabe. 
 
Ibrahim Abdel Meguid. Nació en 1946 en Alejandría (Egipto). Se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Alejandría en 1973. Ese mismo año se trasladó a El Cairo para trabajar en el Ministerio de Cultura, y allí es donde vive desde entonces. Durante los años 70, militó en un partido comunista prohibido por aquel entonces, y a pesar de haber sufrido el encarcelamiento, su compromiso y activismo político nunca han cesado.
 
A lo largo de su carrera literaria, ha combinado y combina principalmente dos facetas de la escritura: la crítica y la creativa. Poco después de licenciarse en Filosofía, publicó su primera novela y pronto pasó a ocupar el cargo de Asesor de Asuntos Culturales de la Consejería de Cultura Popular de 1976 hasta 1982. Fue asimismo miembro del consejo editor del Consejo Egipcio del Libro (1985-1990) y director de la Consejería de Cultura Popular de 1990 a 1995. Estuvo al frente de la colección “Kitabat yadida” de 1995 hasta el año 2000.
 
Ha escrito numerosas novelas y cuentos, que lo han consagrado como uno de los autores más conocidos y respetados de Egipto. En 1996 obtuvo el Premio Naguib Mahfuz otorgado por la Universidad Americana de El Cairo por su novela Al-balda al-ujra (El otro país). En este mismo año obtuvo el premio a la mejor novela en la Feria Internacional del Libro de El Cairo por su novela La ahada yanam fi l-Iskandaría (Nadie duerme en Alejandría). En 2004 fue galardonado con el Premio de Excelencia Literaria otorgado por el Estado Egipcio. Sus obras han sido traducidas al inglés, al francés y al alemán.
 
Bernardo Atxaga. Nacido en Asteasu en 1951, su verdadero nombre es Jose Irazu. Entre sus libros publicados en castellano destacan Bi anai (Dos hermanos).Obabakoak, (1989, Premio Euskadi, Premio Nacional de Narrativa), El hombre solo (1994), Esos cielos (1997), El hijo del acordeonista (2004, Premio Grinzane Cavour, Premio Mondello, Premio Times Literary Supplement Translation Prize), y Siete casas en Francia (2009, finalista en el Independent Foreign  Fiction Prize y seleccionado por la revista Publishers Weekly como uno de los quince mejores libros de ficción publicado en Estados Unidos el año 2012 ) y Días de Nevada (2013). 
 
En el ámbito de la poesía, publicó su primer libro, Etiopia, en 1978, y fue Premio Cesare Pavese del año 2003 por la traducción italiana de Poemas&Híbridos. Su obra está traducida a 32 lenguas, y ha sido llevada al cine por Montxo Armendariz (Obaba, 2005), Aizpea Goenaga (Zeru horiek, 2006) e Imanol Rayo (Bi anai, 20 11). En 2006 fue nombrado miembro de Euskaltzaindia, la Academia de la Lengua Vasca. 
 
 


Casa Árabe, la Escuela de Traductores de Toledo y Ediciones del Oriente y del Mediterráneo 
Presentación en Casa Árabe con el autor

CLARA JANÉS, ACADÉMICA DE LA LENGUA

CLARA JANÉS, ACADÉMICA DE LA LENGUA - ed. oriente y mediterráneo
 Nuestra más calurosa enhorabuena a Clara Janés, quien, desde la dirección de la colección de poesía del oriente y del mediterráneo nos ha acompañado desde los inicios de la editorial. ¡Gracias, Clara, por tu generosidad y tu complicidad!

Reproducimos a continuación los artículos que, con motivo de su ingreso en la RAE escribieron Luis Alberto de Cuenca y Winston Manrique, en el ABC y El País, respectivamente, acompañados de la fotografía de Jaime Villanueva que ilustraba el último artículo citado.

 

Luis Alberto de Cuenca

Clara Janés, princesa de la poesía

Esta tarde ingresa en la Real Academia Española, donde ocupará la silla «U», vacante tras la muerte de Eduardo García de Enterría. Es la séptima mujer que hoy forma parte de la Docta Casa. Su discurso versa sobre Salomón y el «Cantar de los cantares»

 

 

 

Hija de Josep Janés (1913-1959), uno de los grandes editores españoles de todos los tiempos, creador de un catálogo abrumador que fundió clasicismo y modernidad en un mismo crisol de excelencia, y de su esposa, Esther Nadal, recientemente fallecida, Clara Janés Nadal aspiró a pleno pulmón en casa de sus padres el perfume de la literatura y, en especial, de la poesía, a la que consagraría su vida con una entrega y dedicación similares a las que desplegó su admirada Teresa de Jesús en su labor como fundadora. Porque Clara es un ser nimbado por el halo de la magia poética, una criatura que habita en un mundo paralelo donde todo se expresa en lenguaje connotativo: el empleado por Santa Teresa en sus versos cancioneriles, por San Juan de la Cruz en su Cántico espiritual, por cualquiera de los místicos orientales que forman parte de ese manto protector con el que nuestra nueva académica de la RAE se envuelve cada día, protegiéndose del frío o del calor, denotativos ellos, que rigen, inflexibles, la existencia diaria.

Inmensa traductora del checo Vladimír Holan y de una gran variedad de autores de muy diversas procedencias que ella ha dado a conocer en nuestra lengua, Clara Janés ha desarrollado una apabullante tarea en el terreno del diálogo entre Oriente y Occidente, pues ha introducido en nuestra tradición y en nuestra cultura nombres señeros de las literaturas no europeas que antes de su labor nos eran prácticamente desconocidos. Permítanme citar, por ejemplo, al persa medieval Firdusi, autor del Libro de los Reyes, un cantar de gesta que no desmerece lo más mínimo ante obras maestras de la épica universal como el Gilgamesh, la Ilíada o el Beowulf, y que Clara nos ha entregado en una cuidadísima edición parcial auspiciada por Alianza. Pero, con ser su faceta como traductora extraordinariamente significativa, su trayectoria como poeta es aún más brillante y luminosa.

Clara Janés es una poeta inimitable, irrepetible, única. Una princesa de la poesía. El silencio que se escucha en sus versos es el que hizo sonar en las esferas el maestro Eckhart, pero también la voz de los pájaros en el libro de Farid ud-Din Attar, y la música de Cirlot, acribillada de aritméticas celestiales, y otra vez el silencio dolorido de Holan, y de nuevo las voces cadenciosas de nuestra mejor poesía barroca. Todo ello unido en un bouquet trenzado con las técnicas más depuradas del más fino ikebana japonés, con una hipersensibilidad a flor de piel que electriza y transmite como nadie una mezcla admirable de plenitud y de vacío.

Clara Janés va a leer hoy su discurso de ingreso en la Real Academia Española. Nada más justo y necesario. Me siento orgulloso de acompañarla desde aquí con estas breves líneas de admiración por su persona y por su obra y de indeclinable cariño.

 

Clara Janés: “La belleza es lo que nos salva de este caos y movimientos apocalípticos”

La escritora ingresa en la Real Academia Española con un homenaje al 'Cantar de los cantares' y las conexiones de este con sus maestros

Winston Manrique Sabogal El País, 15 de junio de 2016

El Tiempo no separa. El tiempo une. Treinta y un siglos conectan al rey Salomón con Clara Janés, que ingresó en la Real Academia Española. "¡Dame un beso de tus labios! / Son más dulces que el vino tus caricias”, es el canto de la amada que abre el Cantar de los cantares, atribuido al rey sabio en el siglo X antes de Cristo. “Y así se conforma el universo / en boca única, / aliento que enlaza / y tiende lazos al infinito”, escribió Janés en Psi o el jardín de las delicias.

La poeta, narradora, ensayista y traductora, nacida en Barcelona en 1940, se convirtió en la décima mujer en ingresar en la RAE con un homenaje al texto bíblico. Janés, que ocupa la silla U, vacante tras la muerte del jurista Eduardo García de Enterría, en 2013, titulo su discurso Una estrella de puntas infinitas. En torno a Salomón y el Cantar de los cantares.

Es una mirada sobre el misterio de la vida, la existencia como un instante, la belleza como salvadora del mundo y sobre el enigma que ronda la escritura. La nueva académica, de tradición simbolista, repasó el vigor de esta obra lírica y la potencia de una inspiración que ha surcado los tiempos en un texto que "más allá del hechizo del lenguaje canta en el fondo a qué es la vida".

Janés hizo un relato bajo un influjo cuántico en el que viajó al primer destello que la habría de convertir en poeta: el Cántico espiritual, de san Juan de la Cruz, nacido de los cantos milenarios de Salomón, y de cómo la habían llevado hasta ese mismo momento en que todos la escuchaban recrear los enigmas de la existencia, el azar y la inspiración, que en su caso inauguró el poemario Las estrellas vencidas (1964).

Tres días antes de esta lectura en la RAE, Janés trazó, en su casa madrileña, parte del arco de su vida. Todo empezó cuando tenía alrededor de un año. Estaba en brazos de una tía en una habitación hasta donde llegaban unos sonidos. Descubrió que “la vida es como una música que cruza la oscuridad”. Dos años después, vio un rayo de luz que la hechizó al ver miles de partículas de polvo en suspensión que giraban en cámara lenta.

Quien está presente siempre en su obra es san Juan de la Cruz. Por él empieza a escribir, al quedar “deslumbrada por el Cántico espiritual y por lo enigmático que resulta”, tras la lectura que hiciera el profesor José Manuel Blecua en la universidad. Luego están Quevedo, Góngora, Lope de Vega y la Generación del 27, pero en seguida da el salto al extranjero.

“Me parece fascinante ver el desarrollo literario del Cantar de los cantares en autores como fray Luis de León, Arias Montana y santa Teresa de Jesús, y, claro, san Juan de la Cruz. Y todavía más cuando veo que santo Tomás de Aquino muere igual que san Juan de la Cruz, pero él cantando el cantar de los cantares, mientras san Juan, en su celda-prisión pide a los monjes que se lo reciten y memoriza los primeros 31 versos. Es la belleza como algo salvador. Luego están las conexiones del universo místico-personal, místico-pasional, místico-sexual porque en el fondo lo que se canta es la unión de hombre y mujer y de esta unión el fruto de un hijo, el nacimiento de una vida. Lo que los acerca a ellos al Cantar es que ven allí el gran enigma de qué es la vida. Por eso yo me lanzo a leer tantos libros de física, porque es un misterio. ¿En qué consiste la vida? Pues es que materia y energía son lo mismo, es un enigma muy grande”.

El periplo de Janés para llegar a la “resacralización del universo”, como dice Jaime Siles, es largo. “Al principio yo no me daba cuenta de este enigma de la vida. Estaba en la cuestión existencialista. Aunque pensaba en espacio-tiempo no inquieta por el tema de qué es la vida. Hasta que me asalta la duda de si la vida merece la pena ser vivida. Luego bien la pregunta qué es la vida. Me voy metiendo en otros caminos, hasta que se junta otro enigma relacionado con la poesía: ¿Qué es la inspiración? Es cuando lo relaciono con el inconsciente, con el ADN y una serie de cosas presentes en el enigma de la vida. ¿Qué es un ser vivo? Pues un ser vivo tiene un cuerpo que es materia y que es energía. ¿De dónde procede? Está en el ADN. ¿Y, qué es el ADN? Es memoria, la memoria de la humanidad entera. Por eso me parece que el hallazgo de Jung del inconsciente colectivo en realidad era esto. Y eso es lo que te permite saber algo que aparentemente no sabes porque está metido en la memoria del cuerpo. Hasta que de repente puede aflorar”.

Materia-energía-emoción/sentimiento. Esa puede ser la trinidad del creador.

En este caso de una mujer que aprendió idiomas como checo, persa e italiano para leer a poetas que le interesaban y traducirlos al español. “La prensa debe colaborar mucho en mantener el idioma. ¿Hay que aceptar todo lo que se dice? Pues, no lo sé. Evidentemente, hay que incorporar palabras nuevas y empleos que no están bien definidos”, reflexiona la autora de obras como Kampa y Lapidario.

Tras su primer poemario, en 1964, Las estrellas vencidas, Clara Janés entró unos seis años en silencio, hasta que la lectura de Vladimir Holan la rescató. Ese es su segundo big bang, uno de cuyos poemas, traducidos por ella, lee en la habitación iluminada con decenas de destellos de sol que asoman por la persiana echada:

“Encuentro en un ascensor:
Entramos en la cabina y nos quedamos solos los dos
Nos miramos sin hacer nada más
Dos vidas, un instante
La plenitud, la felicidad
En el quinto piso ella salió
Y yo que iba más arriba comprendí
que nunca volvería a verla
Que habíamos encontrado
Una vez para siempre
Que aun habiéndola seguido
Lo habría hecho como un muerto
Y que si ella hubiera vuelto a mí
No habría vuelto más que del otro mundo”.

Es la eterna presencia de la ausencia, la fugacidad. La vida, dice la nueva académica: “El instante es lo que queda, es suficiente a veces. Yo vivo de instantes. No es tanto el tiempo, como la intensidad como se viva cada momento. Así es”.

 

El enigma del tiempo, la vida y el amor

“Hace años que, movido por una única energía impulsora, gira en mi mente un triángulo de tres nombres: Fray Luis de León, Arias Montano y san Juan de la Cruz -triángulo que, manifestando su dinamismo, ha dado en cuadrado al incorporar el nombre de santa Teresa de Jesús-”, contó la poeta con su voz pausada y dulce en la RAE, en su discurso Una estrella de puntas infinitas. En torno a Salomón y el Cantar de los cantares. Esos cuatro poetas, más ella, conectados con el rey sabio y sus Cantares. Todos unidos con un hilo místico-poético, místico-racional, místico-pasional que Janés interpreta como “una búsqueda sobre qué es la vida, qué es la belleza, y cómo la belleza ayuda a sobrevivir”.
La respuesta a este homenaje al rey Salomón y sus Cantares la dio la académica Soledad Puértolas, que se podría resumir en este pasaje: “Mientras el ritmo cadencioso de las palabras de Clara Janés nos invita a seguir el camino que nos conduce por los bíblicos tiempos de Salomón y que luego nos pierde en insondables oscuridades e incansables persecuciones, nos reconocemos en nuestra sed de amor, en nuestra propia oscuridad, en cuestas que ascienden y descienden, en fatigas y desánimos que piden un instante más de vida. El instante decisivo. Ese destello, decisivo, de vida”.
No olvidó Puértolas decir que “si los enigmas son consustanciales a la escritura, para Clara Janés están en el mismo centro, en el corazón de las palabras que persiguen a tientas el momento sublime de la unión con el Amado”.